La diferencia entre Louis Armstrong y Rafael Calderón solo es un cromosoma

138191192_1280x720

Este fin de semana he conocido a un Director General de la UNESCO, a un campeón de natación, al director de un restaurante en Nuevo México, a una diseñadora de moda, a un trompetista genial que se llama Rafael Calderón, a un grupo de rock, a un actor de cine, y a muchos padres y madres que lo que más esperan en esta vida es que sus hijos tengan el futuro que quieren, pero sobre todo, que sean felices. Todo esto me ha pasado en unas conferencias organizadas por la Fundación Down Burgos bajo el título ” El talento de las personas con síndrome de Down”.

Es menester prestar especial atención a la no discriminación y al disfrute, en igualdad de condiciones, por parte de las personas con discapacidad, de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales, incluida su participación activa en todos los aspectos de la sociedad.
( Art 22 de la Conferencia de los derechos humanos )
El viernes me tocó explicar nuestro proyecto de La Casa de Carlota. Luis Mayoral el director de la Fundación, me invitó para que explicara cómo funciona un modelo empresarial en el que la mitad de sus empleados son personas con discapacidad y se llevó una sorpresa porque le dije que en La Casa de Carlota no trabaja nadie con discapacidad. Solo tenemos una explosiva y caótica suma de neuronas de personas con síndrome de Down, de jóvenes estudiantes de diseño, de chicos con autismo, creativos, directores de arte y algunos ilustradores, que un día se juntaron y decidieron que ya tocaba demostrar con hechos, que con trabajo y talento se pueden derribar toneladas de prejuicios y millones de miedos.
Como la anécdota que explicó el profesor Federico Mayor Zaragoza en su conferencia inaugural sobre una escaladora española que cuando coronó una de las cimas más altas del mundo, se giró y le dijo a su equipo: ” lo hemos conseguido seguramente porque pensabamos que era imposible”
Nosotros también pensamos, cada día, que La Casa de Carlota es un proyecto imposible. Por eso llevamos tres años buceando en la busqueda del talento escondido y le damos la oportunidad de demostrarlo en cada trabajo de diseño que nos encargan las marcas. De la misma forma que lo están demostrando los talentosos chicos invitados a este festival.
Por supuesto que no todas las personas con síndrome de Down, tienen ni tendrán la capacidad de ser actores de cine como Borja Gonzalez y Pablo Pineda, trompetistas de conciertos, ni diseñadores de moda como Isabel García o fundadores de un exitoso restaurante como Tim Harris, del que hablé en este Magazine hace unas semana ( ver artículo ). Porque como decía Tony Curtis en una maravillosa peícula: “En esta vida nadie es perfecto”. Lo único importante es entender que la discapacidad nunca es el problema, el problema es no intentarlo.

 

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>